Blog

Entrada ya la primavera y con el sol empezando a regalarnos sus rayos más luminosos, los primeros de los muchos que llegarán hasta bien entrado el otoño, nos adentramos en una de las festividades de mayor calado social de Mallorca, la Semana Santa. Mucha gente estará pensando ahora mismo ¿cuál será el tiempo en Mallorca en Semana Santa? o ¿con qué compañías puedo volar a Palma desde mi ciudad? Y es que las Islas Baleares son un referente vacacional en esta época de Semana Santa por el buen tiempo característico de esta zona, pero Mallorca tiene mucho más que ofrecer.


nazarenos-con-paso-por-palma.jpg

Apelando a una profunda tradición cultural, la isla de Mallorca engalana sus balcones con preciosas telas de oscuros granates y violetas. Son los llamados “domàs” que permanecerán en las fachadas de las casas señoriales del casco antiguo, proporcionando un carácter distinguido a las calles de Palma y de cada uno pueblo de la isla.

Las noches de Semana Santa se visten de elegantes trajes de penitentes adornados con ramas de olivo, palmas o cirios y acompañados de música solemne, que llenarán las calles de procesiones durante ocho días: del Domingo de Ramos hasta el Domingo de Pascua. Es mucho el público que se congrega para contemplar la majestuosidad de los “pasos”, que muestran con gran detalle escultural las escenas de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo recogidas en el Nuevo Testamento.

Los niños también son partícipes activos de esta celebración. Los pequeños de la casa esperan con gran ilusión el paso de los cofrades que les obsequian con confites tradicionales.

Entre los rituales más emblemáticos están:

La procesión del 'Crist de la Sang', que el Jueves Santo recorre las calles de la capital mallorquina. La representación de la Pasión de Cristo que tiene lugar el Viernes Santo en las escalinatas de la Catedral de Palma. Ese mismo día en el municipio de Pollença tiene lugar la representación del 'Davallament', el descenso de la cruz de Jesús de Nazaret.

crespells.jpg

La tradición gastronómica también está presente en la Semana Santa mallorquina, representada especialmente por los “panellets”, “crespells”, “robiols” y “panades”. Las familias se reúnen para elaborarlas artesanalmente, compartiendo sus recetas y técnicas de elaboración de generación en generación.

El chocolate también tiene un papel especial y significativo en esta época. Los maestros pasteleros son los encargados de crear las preciosas “monas” de Pascua que, según la tradición, deben ser los padrinos y madrinas los encargados de regalarlas a sus sobrinos o ahijados.

En definitiva, la Semana Santa en Mallorca es una festividad disfrutada de un modo muy especial por toda la familia al completo.

Información de interés:

Programa con todas las Procesiones de Palma de Mallorca, 2015